Ozonoterapia "Biotecnologia unida al ozono"

!! La cosmética que respeta tu piel!!

 

Son productos que se adaptan a las necesidades y debilidades de cada persona.

 

Los productos de Ozono se desarrollan:

- Sin parabenos

- Sin Kathon 

- Sin Fenoxietanol

- Sin BHT

- Sin Siliconas

- Sin Parafinas

- Sin Derivados del petróleo

- Sin Ácidos Salicílico

- Sin Aceites Minerales Sintéticos

 


PRINCIPALES BENEFICIOS DE LA OZONOTERAPIA 

Elimina virus, bacterias, levaduras, hongos y protozoos Estimula el sistema inmunológico Mejora la circulación sanguínea Purifica la sangre y la linfa Normaliza la producción hormonal y enzimática Reduce las inflamaciones Reduce el dolor Normaliza el sistema nervioso Mejora la función cerebral y la memoria Oxida las toxinas, permitiendo la excreción de metales pesados Evita y combate enfermedades degenerativas Evita y combate enfermedades autoinmunes

Las propiedades del ozono determinan sus aplicaciones. Esto determina un gran número de enfermedades en las que la ozonoterapia es útil por sí sola o como adyuvante. La terapia con ozono es otra herramienta importante para mejorar la salud.

  1. Beneficios de la ozonoterapia

 

Oxigenante:

 

Muy útil en insuficiencias vasculares periféricas, cardíacas, etc.

El ozono un efecto directo sobre los glóbulos rojos al incrementar la producción de (2.3 DPG) lo que supone un aumento de la cesión de O2 a los tejidos corporales.

el ozono aumenta la flexibilidad  y plasticidad de los glóbulos rojos mejorando las propiedades reológicas de la sangre permitiendo una mayor adaptabilidad a los capilares sanguíneos más estrechos, y a su vez llegar a los tejidos más distales y profundos (microvascularización).

 

Regenerador

 

 

Cicatrización (incluso de heridas o lesiones de difícil curación), eliminación de marcas y manchas

El ozono por su efecto oxigenante, nutre a los tejidos de la energía necesaria para promover la regeneración de los tejidos del organismo. 

 

Revitalizante general

 

Enfermedades degenerativas, crónicas e invalidantesEl ozono promueve la recuperación funcional,

El ozono promueve la recuperación funcional, oxigenando y vitalizando el organismo.

 

Inmonomodulador

 

Enfermedades inmunodepresoras

El ozono es capaz de estimular las defensas inmunológicas, tanto celular como humoral y modular las respuestas biológicas inmunes alteradas, que provocan un desequilibrio en el sistema organizativo corporal.

 

Antioxidante

 

Grandes beneficios para tratamiento del cancer, infecciones sintéticas, envejecimiento celular prematuro...

El ozono modula el estrés oxidativo biológico no controlado, estimula los sistemas antioxidantes enzimáticos (glutatión peroxidasa, catalasa, superoóxidodismutasa y glutatión S-transferasa) y elimina los radicales libres (causantes del descenso de la actividad inmune y del envejecimiento celular)

 

Germicida

 

Enfermedades infecciosas (elimina virus, hongos, bacterias y parásitos)

El ozono crea en el organismo subproductos como el perdido de hidrógeno, el anión superóxido, que son especialmente tóxicos para los microorganismos.

 

Antiálgico y antiinflamatorio

 

Inflamación de órganos, de articulaciones, de tejidos (artritis, reuma; enfermedades del corazón, del hígado, del riñón...)

El ozono actúa mejorando mediadores neuroquímicos del dolor, como la serotonina, y disminuye la concentración local de miradores inflamatorios como la histamina (facilita su eliminación) y las quinina, entre otros. 

 

Regulador metabólico 

 

Diabetes, hipercolesterolemia, enfermedades renales, enfermedades cardiovasculares, enfermedades hepáticas, gota, osteoporosis, hipertensión Arterial...

La acción reguladora del ozono sobre nuestro metabolismo ha sido estudiada y demostrada durante años de investigación. Los indicadores tales como glucosa, creatinina, colesterol, triglicéridos, bilirrubina, ácido único, calcio... se modulan hacia la normalidad.

 

Activador Circulatorio

 

Enfermedades circulatorias y cardíacas

el ozono mejora la oxigenación celular, tiene un efecto directo sobre la circulación sanguínea mediante un efecto desagregante planetario y un efecto vaso dilatador. Provoca además una mejoría de la presión de oxígeno al aumentarla en el sistema arterial, y disminuirla en sistema venoso..

 

 

En la piel, los aceites ozonizados son absorbidos en profundidad y conservan muchas de las propiedades del ozono, como son: antioxidante, regenerador, purificante, ademas de que es un excelente higienizante.

 

Por otra parte, el ozono también promueve la activación de mecanismos endógenos del organismo, los cuales intervienen activamente en la recuperación natural de todos los tejidos.

 

 

 

HISTORIA DEL OZONO EN EL ÁMBITO DE LA MEDICINA 

El ozono fue identificado por primera vez en 1840 por el químico alemán Christian Friedrich Schönbein. En 1857, el alemán Werner Von Siemens desarrolló el primer generador de ozono. Sin embargo, la primera información sobre el ozono como purificador de la sangre no surgió hasta 1870.

Los diferentes descubrimientos sobre el ozono cruzaron el océano hasta Estados Unidos y en 1885 se escribió el primer libro sobre el ozono como terapia médica, cuyo autor fue el Dr. Charles J. Kenworth y fue patrocinado por la Asociación Médica de Florida.

En 1902, J. H. Clarke publicó en Londres El manual práctico del médico, que describe la utilidad del agua ozonizada para el tratamiento de anemias, diabetes, gripe, envenenamientos y dolores provocados por el cáncer.

Desde entonces, la utilización del ozono para diversos fines terapéuticos no ha dejado de evolucionar. Se emplea frecuentemente en países como Alemania, Austria, China, Cuba, España, Estados Unidos, Francia, La India, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia y Turquía, entre otros.

Actualmente, miles de médicos y profesionales de todo el mundo recomiendan y practican la ozonoterapia.